miércoles, 14 de diciembre de 2011

Mezcolanza de sentimientos

Llegan y permanecen. ¿Quién sabe hasta cuando? No somos conscientes de ello. Momentos. Los vives y ni siquiera eres capaz de entender lo que pueden llegar a significar para ti. Es curioso. Hay situaciones que marcan la vida de una persona sin que ella lo sepa hasta que no transcurre el debido tiempo. ¿No lo habéis sentido nunca? Yo multitud de veces. Y a veces no es suficiente. Los momentos permanecen. Aunque olvidar es parte de tu rutina, te sorprenderías de lo que eres capaz de recordar. Siempre puede aflorar en tu mente ese instante que pensabas que estaba oculto como lo está la salida de un laberinto.

Por mucho que pestañees fríamente siempre será mas frío mantener los ojos abiertos. Esperar. Es lo que todos hacemos en cada segundo. Permanecemos. Desear suerte a alguien representa que lo percibes débil ante una próxima situación a afrontar. Los momentos no los eliges tú. Surgen. A veces para quedarse eternamente para bien o para mal. Se avecinan cambios. Silencio.

La persistencia de la memoria

1 comentario:

Enía dijo...

Aunque las circunstancias surjan, siempre podemos hacer algo por cambiarlas o por hacerlas llegar lo más a fin a nuestras preferencias posible.

La memoria siempre acaba sorprendiéndonos: un olor, una mirada, las facciones de una cara, un lugar...cualquier cosa que somos capaces de relacionar con algo que vivimos ;)